19/2/09

bondad


Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe S.A., Madrid:

bondad

1. f. Calidad de bueno:
la bondad de este argumento es indiscutible.

2. Inclinación natural hacia el bien.

3. Amabilidad, suavidad de carácter.

4. Cortesía, favor:
tuvo la bondad de escucharme.




Un amigo me preguntó una vez si yo me consideraba buena porque lo era o porque elegía serlo, es decir, si no tenía el impulso de “hacer cosas malas” o si aún sabiendo que podria perfectamente actuar mal elegía actuar correctamente e intentaba “ser buena persona”. Buena pregunta.



"Si la gente es buena sólo porque temen al castigo y porque esperan una recompensa, entonces verdaderamente somos un grupo lastimoso".

Albert Einstein


Cada vez me gusta más la buena gente, pero cada vez me gusta más la gente que no pretende ser pero elige ser buena. La que elige consciente y trabajosamente, día a día y paso a paso ser coherente, la que intenta, mal que le pese, ser adecuada y moral en sus actos.


"No todos los hombres malos pueden llegar a ser buenos; pero no hay ningún hombre bueno que no haya sido malo alguna vez"

San Agustín de Hipona



Se supone que hay personas buenas porque “ni se les ocurren las malas ideas”, gente que “es un trozo de pan”, que no piensa mal, que no envidia, que no siente rabia ni resentimiento... menuda beatitud, santos y santas. Así cualquiera...


No sé si existen en esta tierra y si existen, les temo.


Sin embargo sí sé que hay personas a quienes se nos ocurren malas ideas, a quienes nos asaltan el cerebro un montón de ocurrencias atroces, a quienes se nos aparecen en la mente ideas mezquinas, incluso perversas.

Pero, aún teniendo esas ocurrencias, o aún atropellados por emociones negativas, es necesario recordar que podemos elegir.


Siempre me he sabido más descendiente de Caín que de Abel. Digamos que la mayor parte de personas a las que aprecio son posibles malos empeñados en comportarse como buenos, y por ello mismo con una gran práctica en el ejercicio de la elección, que es como decir en el ejercicio de la libertad.


Tal vez lo de intentar ser buenos consista en que a pesar de esas ocurrencias terribles o de esos sentimientos nefastos, se puede seguir eligiendo como actuar, haciéndonos responsables de nuestras acciones. Claro que siempre estamos inevitablemente motivados, acelerados y dirigidos por la emoción, pero ser responsable de uno mismo creo que debe ser, precisamente tener claro que -a pesar de todo- podemos elegir hacer unas cosas y no otras, que ante cualquier situación podemos elegir ser buenos aún teniendo a disposición un amplísimo y muy humano catálogo de comportamientos posibles.


"Gran parte de la bondad consiste en querer ser bueno".

Lucio Anneo Séneca



Siempre estamos eligiendo, aunque prefiramos delegar ese poder en el "no podía hacer otra cosa".

Y hay que elegir siendo conscientes de que los resultados de nuestras acciones no son siempre predecibles y que como dice el refrán “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”.


No se le puede exigir a nadie control ni responsabilidades por lo que se le ocurra en el interior de su mente o por lo que siente, pero sí somos responsables de lo que hacemos o dejamos de hacer, de lo que decimos y de lo que callamos.



"Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos".

Friedrich Nietzsche


Temo a quien dice ser bueno y no tener “malos pensamientos” porque, si así fuera, de ello resulta un individuo poco entrenado en la elección y en el manejo de sus facetas peores. Un peligro.

Esos supuestos “buenos” a quienes jamás –dicen- les asaltan ese tipo de ocurrencias atroces serían, por ello mismo, mucho más vulnerables a sus peores pasiones, al estallido de las burbujas de rencor que siempre laten bajo las superficies aparentemente apacibles. Esos “buenos por naturaleza” son los candidatos a poder actuar de modo descontroladamente malvado cuando están, por las circunstancias que sean, bajo presión, cuando se sienten heridos o están cabreados.


La gente se muestra de verdad en las situaciones inesperadas y extremas, cuando literalmente “se pierden los papeles”, cuando no hay guión ni está claro como comportarse y uno se queda a merced de uno mismo, de sus propias elecciones y de su propia ética.

Y en el día a día también, siempre es más fácil tirar por el camino de enmedio, autojustificarse, tener excusas, tirar la toalla, acomodar la propia conveniencia, la necesidad inmediata por encima del sentido de lo correcto que todos tenemos.



Jacuzzi


Hace un tiempo veía uno de esos programas de la tele en que graban las reacciones de la gente en situaciones extrañas. El gancho era un quiosquero que devolvía como cambio muchísimo más dinero del que le habían entregado para pagar la prensa.

La mayoría de los clientes, en cuanto se daban cuenta del error, cogían la pasta y se daban el piro, a toda prisa... "lo normal", vaya.

Estando así claro que es notícia que un emigrante que malvive vendiendo pañuelos de papel devuelva íntegra una cartera perdida ...


"Todo acto de bondad es una demostración de poderío".

Miguel de Unamuno



La bondad no es un tema de moda, vivimos en una sociedad que lamentablemente tiene asimilado ser bueno=ser tonto. Que le dijeran a mi abuelo que era un hombre íntegro suponía una alabanza de la que se sentía muy orgulloso, hoy en día decir de alguien que es un hombre íntegro es como decir que es un pardillo, alguien a quien se puede timar fácilmente.


A pesar de la escasa popularidad del tema, en el boomerang he encontrado una serie de post con reflexiones muy interesantes sobre la cuestión de la bondad. Especialmente por lo que se refiere a la duda de los padres sobre como educar a nuestros hijos y si se puede y se debe tratar de enseñar la bondad o debemos resignarnos a educarlos para vivir como lobos en un mundo de lobos.


Coincido con Marcelo Figueras en que es tarea de la gente de izquierdas no conformarse con el mundo tal como está y en que, hoy por hoy, intentar ser buenos en nuestros actos e intentar transmitir a nuestros hijos el sentido ético de la bondad es el último acto revolucionario posible.

Ya no discutas acerca de si puede existir en el mundo un ser humano bueno y recto: urge que tú lo seas".

Marco Aurelio



... o por lo menos urge que sigamos intentándolo, ¿no?.



1 comentario:

  1. I a base d'equivocar-se de tant en tant, un va aprenent a escollir...
    Amb els anys anem millorant però encara queden algunes accions per corregir ;o)
    Seguirem intentant-ho :)
    B7s

    ResponderEliminar

Me gusta saber que hay vida ahí afuera. No te cortes, anda, cuéntame...

Creative Commons License Los contenidos de este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0.