24/8/11

Un lugar con su propias cosechas

La imagen es una pintura de Phil Hale

Kay Ryan

La paciencia


La paciencia es más

grande que uno

una vez prevista,

con lazos

de ríos

y distantes

sierras y

tareas emprendidas

y terminadas

con gusto

modesto por

nativos con

sus nativas ropas.

¿Quién habría

pensado que

fuera posible

que esperar

fuera sostenible?

Un lugar

con su propias cosechas.

O que a su

debido tiempo

los diamantes

de la paciencia

no podrían

distinguirse

de los verdaderos

en brillantez

y dureza.


Traducción de Eva Torre




Paciencia y su poeta descubiertas via Emma Gunst.


16/8/11

Iván Loubennikov

A veces siento la necesidad de seguir una foto entrevista en cualquier parte de internet.


La última fue ésta. Había algo ahí que me llamó la atención.




  Fe, esperanza, amor (2003)




A veces ese destello resulta ser un acierto, y mi búsqueda se ve recompensada con un descubrimiento, alguien o algo que desconocía por completo y de quien me interesa saber más.
Con ustedes : Иван Loubennikov







No hay mucho en la red sobre este pintor ruso: nacido en 1951 en Minsk (Siberia), vive y trabaja en Moscú, donde estudió en el Instituto de Bellas Artes.  



(2002)


Algunas de sus imágenes son extrañas y tienen un toque surrealista, en otras se aprecia la herencia del realismo socialista, especialmente en el tratamiento de los volúmenes en los cuerpos y la luz, pero... en sus cuadros hay una belleza misteriosa.






Me gustan sus mujeres rotundas y desnudas, con esa apariencia inocente, pero sin embargo tan sensuales y cargadas de erotismo.




 








Flora (que es como la carta del tarot del mago, pero en versión mujer, ¿verdad?)






Ha expuesto ocasionalmente en París, ha realizado los decorados y puesta en escena del museo Maiakovski y murales en Rusia, Chipre e Italia.





"Aquarium", 2000


 ¡se agradecerán referencias e información!

13/8/11

Soledad amueblada

La imagen estaba aquí

El mes de agosto. Hace años que elijo trabajar en agosto, aunque en la oficina el ritmo decae y sin ese estímulo de más, las mañanas se hacen muy largas.
(Pero es una oportunidad de reforzar lazos con los pocos compañeros que se quedan).

Los amigos no están en la ciudad, no hay planes ni obligaciones, no hay actividades cotidianas y las rutinas quedan en suspenso. Es raro agosto.


Me quedo en casa y es momento de estar a solas en mi propia compañía.

Agosto es para mí, desde hace años, un mes terapéutico en el que me otorgo la libertad de ver qué hay, me dejo ser, me permito averiguar qué queda de mí cuando estoy en soledad, quien soy yo cuando nadie me ve.

A veces es una prueba.
No digo que sea fácil.

He dicho que es terapéutico.

Hubo años en los que me dediqué principalmente a aprender a no hacer nada, resultó complicado al principio, iba en contra de mi educación y del acervo familiar, pero lo conseguí y ahora se me da muy bien.

En otras ocasiones he leído sin parar, o he salido mucho, o he descubierto las delicias de spotify y he podido recopilar la música que me gusta, o he practicado más deporte... este año me ha dado por pintar y ordenar la casa. Un agosto de reformas.

La soledad puede ser un lugar grato que nos recibe con amabilidad o un descampado lleno de escombros, ser un paraje silencioso o estar llena de gritos.

Depende de como la amueble cada uno.





*No he conseguido averiguar la autoría de la imagen que ilustra el post. Me impactó cuando la vi porque la identifiqué con un lugar que aparecía frecuentemente en mis sueños, o sería más correcto decir en mis pesadillas. Es un lugar en el que jamás he estado, pero que conozco muy bien. 
Ahora hace mucho que no sueño con ese edificio medio construído y abandonado... creo que eso es bueno.








6/8/11

todo es de color

Terrazas con plantación de arroz en Yunnan, China.  Thierry Bornier 


Aprovecho que en agosto estoy sola en casa para pintarla. Tengo un lío tremendo de brochas, cubetas, aguaplast, cartones y plásticos por doquier.

Me cansa, por supuesto, pero me gusta la sensación al acabar.
Pintar la casa es una oportunidad de poner el marcador a cero, de volver a empezar. Como hacer una limpieza profunda, una renovación.

Los últimos años tuve mi habitación de color azafrán. Sí, un color potente y energético, me hizo bien, lo necesité, supongo. La pintura aún estaba en buen estado, pero me apetecía cambiar: ahora la pondré de gris y blanco.

Será que estoy más serena.






Creative Commons License Los contenidos de este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0.