14/4/09

amigos


A los amigos los necesitamos fundamentalmente para ser más insolentes, es decir, más nosotros mismos; ante ellos ejercitamos nuestras fanfarronadas, nuestras prepotencias, nuestras vanidades; ante ellos nos presentamos peores y mejores de lo que realmente somos. No nos avergonzamos de ninguna falsedad: el amigo que nos conoce sabe hasta qué punto podría volverse verdadera. Las normas y costumbres generales a las que normalmente hemos de atenernos aburren al amigo, que en los momentos ordenados de su vida las cumple igual de bien que nosotros mismos. Mientras está con nosotros, quiere prescindir de ellas; la libertad que él nos concede se la devolvemos, y queda muy contento; también a él le gusta ser él mismo.

Elias Canetti, Diarios (1947)


Repito esta cita de Canetti que quedó abandonada en mi anterior blog porque me gusta y porque hay un amigo que tiene que recordarla:
Y la realidad ¿cual es?. Ni siquiera existe, no es más que lo que interpretamos de ella. De modo que mírate a través de los ojos de quien te quiere. Elige bien.

5 comentarios:

  1. Me he quedado pensando en el concepto de "amigo" y, al menos para mí tuvo un crescendo en mi adolescencia y, progresivamente, a lo largo de mi madurez un diminuendo que me ha llevado al momento actual, donde apenas distingo a uno… Quizás sea una sensación momentánea, debida al cansancio…

    ResponderEliminar
  2. Espero que sólo se trate de eso, de un poco de astenia primaveral o tal vez es por la luna menguante que causa extrañas reacciones en los seres afectos a la noche y las brumas...

    Precisamente me parece que una de las ventajas de la madurez es que uno sabe que puede contar con algunos pocos pero sólidos buenos amigos, confiables como árboles, y disfrutar relajadamente del ramillete de conocidos, agradables y coloridos pero temporales como las flores, que la vida va ofreciendo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16/4/09 0:04

    Muy apropiada la cita de Canetti. La conocía. Y es verdad que si nos viéramos a través de la mirada del amigo viviríamos la vida con más serenidad. Los amigos son como un espejo benigno que nos devuelven lo mejor de nosotros mismos. Y necesitamos eso, porque así, a la vez, devolvemos lo mejor: si nos queremos, queremos a los otros. Gracias por recordarnos algo tan necesario.
    Hannibal L.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11/9/09 5:03

    "Uno sabe que puede contar con algunos pocos pero sólidos buenos amigos, confiables como árboles, y disfrutar relajadamente del ramillete de conocidos, agradables y coloridos pero temporales como las flores, que la vida va ofreciendo".
    Esto me parece genial!!!
    t.

    ResponderEliminar
  5. Hannibal L. acabo de reparar que no respondí al comentario, pero tú y yo ya sabemos...

    Anónim@ t. gracias por pasar y dejar una opinión tan entusiasta, me alegra que te guste.

    ResponderEliminar

Me gusta saber que hay vida ahí afuera. No te cortes, anda, cuéntame...

Creative Commons License Los contenidos de este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0.