26/9/10

guirnaldas




Jesús Aguado
Amaru



Mi amada es tejedora de guirnaldas,

yo transporto viajeros de una orilla a otra orilla.

Los canastos de flores la rodean

como el agua golosa que bandea mi barca:

sus manos son fragantes, las mías tienen callos;

mis ojos son del río, los suyos de la tierra.


Cumplida la jornada nos vemos a escondidas

y yo tejo guirnaldas en sus nalgas y pechos

mientras ella, barquera,

empuja con la pértiga mi cuerpo hacia la aurora:

mis manos son fragantes, las suyas tienen callos,

sus ojos son del río, los míos de la tierra:

ambos somos el otro y este mundo es el cielo.






Imagen via rainfactory
y banda sonora de Keith Jarrett: Köln Concert, part 2c

5 comentarios:

  1. Por un momento se ha hecho la luz en la noche... precioso!

    ResponderEliminar
  2. "ambos somos el otro y este mundo es el cielo."

    ¡Guauuuu! ¡que bonito!

    ResponderEliminar
  3. bien, curioso lo de las guirnaldas

    ResponderEliminar
  4. Sólo el que habita en la alegría es capaz de apreciar la belleza... preciosa lámina y maravillosa poesía. Se te ve contenta ;-)

    ResponderEliminar
  5. @cumclavis De repente recordé este bello poema de Jesús Aguado, un poeta raro y discontínuo, pero que siempre me atrapa. Ayer necesité releerlo. Me alegra que el compartirlo te trajera una chispa de luz.

    @Juana eres una romántica empedernida, sin remedio. Que ya te conozco ;-)

    @Jesús este poema forma parte de un libro de tema hindú. Si lo ubicas en la ribera del Ganges visualizarás enseguida la barca, las guirnaldas...

    @Francesca se me ve contenta, sí. Sí, sí, ohhh, síiii ;-)

    ResponderEliminar

Me gusta saber que hay vida ahí afuera. No te cortes, anda, cuéntame...

Creative Commons License Los contenidos de este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0.