10/4/10

Miser Catulle, desinas ineptire

E. Hopper, Room in Brooklyn, 1932

Desgraciado Catulo, deja de hacer tonterías,
y lo que ves perdido, dalo por perdido.
Brillaron una vez para ti soles luminosos,
cuando ibas a donde te llevaba tu amada,
querida por ti como no lo será ninguna.
Entonces se sucedían escenas divertidas,
que tú buscabas y tu amada no rehusaba.
Brillaron de verdad para ti soles luminosos.
Ahora ella ya no quiere; tú no seas débil tampoco,
ni sigas sus pasos ni vivas desgraciado,
sino endurece tu corazón y mantente firme.
¡Adiós, amor! Ya Catulo se mantiene firme:
ya no te cortejará ni te buscará contra tu voluntad.
Pero tú lo sentirás, cuando nadie te corteje.
¡Malvada, ay de ti! ¡Qué vida te espera!
¿Quién se te acercará ahora? ¿Quién te verá hermosa?
¿De quién te enamorarás? ¿De quién se dirá que eres?
¿A quien besarás? ¿Los labios de quién morderás?
Pero tú, Catulo, resuelto, mantente firme.


Catulo. Poesías.
Alianza Editorial 1988. Trad. Antonio Ramírez de Verger.



(gracias a @IBC84 por habérmelo recordado hoy citándolo en twitter)

1 comentario:

  1. Anónimo12/4/10 2:35

    En realidad Catulo no hizo caso de los consejos y perseveró. Ya se sabe...."de los cobardes nada se ha escrito..."

    ResponderEliminar

Me gusta saber que hay vida ahí afuera. No te cortes, anda, cuéntame...

Creative Commons License Los contenidos de este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0.