27/1/12

felpudo maldito

Las modas se infiltran de modo imperceptible en nuestro modo de ver las cosas.
La normalidad, lo que nos vamos acostumbrando a considerar normalidad, va evolucionando y del mismo modo que ahora nos resulta increíble ver en alguna película antigua a un profesor fumando en clase o a un médico pasando consulta con el cigarrillo en la mano, del mismo modo, digo, nos resultan de lo más chocantes las fotos porno de apenas hace treinta o veinte años, con las chicas con los felpudos al natural.



Aguantamos bien el derroche piloso en las rollizas nínfas en blanco y negro de las fotos porno que hacían las delicias de Alfonso XIII y sus amigos, pero lo de los años 70, 80 ya es en color y nos pilla más cerca. Ahora nos parece raro. Muy raro.


María Schneider , comestible e inolvidable en The Last Tango in Paris (1973)

















Las posturitas y el asunto en sí no tienen mucha innovación y el vestuario es escaso, pero se distingue al momento el porno vintage del porno actual.
Y si se distingue al primer vistazo es precisamente por:
  1.  ese peculiar color de las fotos 
  2. y que hay pelos, muuuchos pelos: en ellos, en ellas, por toooodas partes.



INCISO: 
(Para confirmar con sus propios ojos esto que les cuento del color de las fotos y los pelos, les aconsejo buscar por internet: "retro porn". Es toda una experiencia, prueben y verán. Al final no encontré lo que necesitaba..., pero he pasado unos buenos ratos buscando imágenes lo suficientemente ilustrativas pero no excesivamente evidentes y que fueran curiosas o bellas)

Salvador Dalí y sus modelos... muy naturales
(imagen via adski kafetery)




El vello público es tabú en la cultura japonesa donde, irónicamente resulta un elemento muy erótico, y así se ilustraba (profusamente) en los grabados shunga. (otro buen término para entretenerse, en imágenes google y sin filtros)


Nunca ha dejado de ser motivo de controversia, tampoco en la vieja Europa,  así lo tuvo de claro el listo de Oliviero Toscani, el polémico publicista de las campañas Bennetton, cuando lo usó como motivo para un calendario... ¡¡de una asociación de curtidores de piel!!



A día de hoy, la depilación láser hace estragos (irremediables) y las casas de estética nos ofrecen dejarnos talqueasí:


Tienes que estar muy convencida de que te va a encantar el resultado para prestarte voluntaria a semejante tortura, eso seguro. A mí, estas podas extremas me parecen antiéstéticas. Peeeeeero hay gustos para todo y para todos y todas, alabado sea el señor.

Por supuesto, el libre matojo también cuenta con sus partidarios, firmes y entusiastas, con sus páginas especializadas y todo eso.



Sin embargo como bien saben los que saben del negocio, la realidad es esta:




El tema del erotismo es personal e intransferible, a menudo suele tener que ver con unos patrones aprendidos en los primeros años de iniciación; la adolescencia, tímida e intensa, nos marca para siempre y desde esos comienzos vamos desarrollando nuestras preferencias, afanes y fantasías inconfesables (o no).








Un clásico del cómic, con sus modelos eróticos muy claros y sin prejuicios, que no deja entrar a la corrección política en sus juegos de alcoba:  Robert Crumb


Por ello me sorprende la adhesión casi mayoritaria de los hombres de mi generación y las anteriores al relativamente reciente fenómeno de los pubis femeninos absolutamente depilados. O con bigotito hitleriano.

Confieso que me da un poco de yuyu, como un mal rollito... en esta moda de los genitales y el pubis tan rasurados no puedo dejar de ver una puerilización de los rasgos sexuales de la mujer madura.

Imagen de Nikolinelr
Se supone que esas generaciones de hombres empezaron a erotizarse con unas chicas más bien rollito hippie, con botas, capazo... y rizos donde toca. Me imaginaba yo que algo les iba a quedar, un cariño por los pelos conocidos... algo así.

Pero no, los "cincuentones y más allá" también se han apuntado a la moda del rasurado -propio y ajeno- total de forma mayoritaria y con un entusiasmo que me tiene desconcertada.



Imagen vista por tumblr
Pero... como íbamos diciendo, para gustos los colores, y en esto más. Aquí les queda abierto el espacio de comentarios donde les espero, valientes, con ese tino y buen hacer que les caracteriza.... o, por favor, les ruego que respondan esta brevísima anónima encuesta. Sólo por curiosidad...

Create your free online surveys with SurveyMonkey, the world's leading questionnaire tool.


(si no puedes ver la encuesta aquí, por favor, respóndela en este enlace:
http://www.surveymonkey.com/s/BYX93L2
Gracias!




El título del post es la traducción española de la película Gauzon Maudit, con la que nos reímos hace ya unos años.

ADDENDA. No podía dejar de añadir la aportación de Tona Pou:



Addenda 2.
A 20 de octubre 2012: Este es mi post más visitado, sin duda: 11.400 visualizaciones!

Con casi 400 respuestas a la encuesta, en estas franjas de edad:

Edades

15-20
11,1%
20-30
19,2%
30-40
37,4%
40-50
21,2%
50-60
11,1%



Y más o menos el mismo porcentaje de hombres (57,6%)  y mujeres (42,4%), lo que decís preferir es 

Preferencias para los compañeros/as de juegos

Selva tropical
4,1%
Jardín al natural
27,8%
Césped recortado
34,0%
Bigotillo
13,4%
Totalmente rasurado
20,6%



Addenda 3
Octubre 2105: este post sigue estando en el top de lo más top.

Para los que, aparte de morbo, tengan curiosidad científica, recomiendo el artículo de Mètode, revista de divulgación de la Universitat de València:
Per què tenim pèl públic els éssers humans?



25/1/12

Invierno, silencio



WHITETISTAN   An aerial view shows a snow-covered church in the village of Jenisberg, Switzerland.  (Photo: Reuters via the New York Post)



Tengo poco que decir... estoy hibernando.

18/1/12

Nunca es mucho


darksilenceinsuburbia:

Edward Blake Edwards. Anatomy.
www.edwardblakeedwards.com
Edward Blake EdwardsAnatomy.


"La puesta en el sepulcro"  

Carlos Martínez Rivas

by Colette Saint Yves


Cuando ya no me quieras.

Cuando ya no me quieras
y no podamos estropear nada
porque nada estará vivo y confiado.

Cuando tú te hayas ido
y yo me haya ido
y los de la música se hayan marchado
y el portón se cierre
(dentro pasan el largo fierro por la argolla
asegurando con la correa el cerrojo,
y soplan los candiles
y las mechas se quedan humeando);

diremos: "Algo se ha perdido.
No mucho. Nunca es mucho. Pero
algo esencial –un culto, un lenguaje,
un rito— está perdido".

Cuando hayamos dejado de ser esto que somos:
pareja expuesta al dardo,
mal avenida pero bien enlazada,
y nos dispersemos en otros círculos
y nos disipemos en otras charlas;

habrá quien diga: "Aquí dos seres carmesíes
se atraparon. Los vimos
balancearse estremecerse oscilar
retornar a la seguridad
y caer".

Para entonces, el zumbido del tractor
volverá a oírse desde el fondo del llano.
Las chorejas del guanacaste caerán
con su golpe seco frente al portal.

Pero esos rumores de la vida
nos llegarán por separado,
y otro será tu sol
y otra luna será mi luna.

Cuando ya no me quieras.

Cuando en la reunión tus ojos
al encontrar los míos ya no digan:
"Aguarda a que termine con esta gente,
pero mi corazón te pertenece".

Cuando en las sucesivas fases de tu errabunda
búsqueda femenina
ames a otro:
y te descalces delante de otro cetro
y te desveles bajo otra antorcha
y triturada por otros trapiches trasiegues
el poder que yo te trasmití;

pensaré agudamente: "Ya se le agotará.
¡Y entonces vendrá a mí y no le daré más!"

Y así siga por el mundo y a través de los días
rumiándote en el hosco destierro,
granitizándome en la frustración y el orgullo
como un mendigo sobre un pedestal.

Remontando el obstruido pasado
como un sucio canal maloliente en el crepúsculo:
"Aquí estuve brutal.
Ahí comenzó el desierto.
En aquel banco trató de herirme.
Tal día…"

Y así te evoque. Así conjure tu sombra
agujerándola de flaquezas y máculas.

Cuando ya no me quieras
y yo ya no te tema.

Cuando contentadizo, trivial, inadecuado
para la soledad y la amargura
yo mismo haya olvidado –cuando
ya no me quieras— que me quisiste;

garras y mantos
de mujeres: Furias como Pietás,
Erinias disfrazadas de monjas
me depositarán
en la obscura y helada tumba que me busqué.


Binding You to Me, the Rubber Band Heart” by Francis Baker

Oleg BorodinHeart.


Un poema y un poeta recién descubiertos via Retales de tormenta
Creative Commons License Los contenidos de este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0.