25/6/11

Ben Clark


Caspar David Friedrich, El cazador en el bosque, 1814



Descubrí hace poco a Ben Clark. ¡Cuánto me alegra incorporar un nuevo poeta a mis querencias!.




I could never resist the call of the trail.
Buffalo Bill


El cazador


Te he dicho dónde están todas las trampas.
Te mostré los arbustos donde suelo esconderme,
paciente, inmóvil. Solo.
Conoces bien mi olor sobre la brisa
y siempre piso fuerte en la hojarasca.

Ven entonces, acude a nuestra cita
una vez más, mi amor,
corre de nuevo libre entre los troncos
con cierta burla, hermosa
como todas las cosas vulnerables,

segura, como siempre, de que no habrá disparo.

19/6/11

la playa inmisericorde

Félix Vallotton, Estudio de nalgas, 1884 
(óleo sobre lienzo, 38 x 46 cm)


Ops!, llegó el buen tiempo, imparable.
Demasiado tarde para milagros de esos que las farmacias llevan meses prometiendo, con sus aparadores de cremas y sus productos de dieta.


Las celulitis al aire, ar!

(Aaaaay, pobres mujeres...)

17/6/11

formas amargas del elogio

La ilustración es de Alvaro Laura
Luis Cernuda

APLAUSO HUMANO


Ahora todas aquellas criaturas grises
cuya sed parca de amor nocturnamente satisface
el aguachirle conyugal, al escuchar tus versos,
por la verdad que exponen podrán escarnecerte.


Cuánto pedante en moda y periodista en venta
humana flor perfecta se estimarán entonces
frente a ti, así como el patán rudimentario
hasta la náusea hozando la escoria del deseo.


La consideración mundana tú nunca la buscaste,
aún menos cuando fuera su precio una mentira,
como bufón sombrío traicionando tu alma
a cambio de un cumplido con oficial benevolencia.


Por ello en vida y muerte pagarás largamente
la ocasión de ser fiel contigo y unos pocos,
aunque jamás sepan los otros que desvío
siempre es razón mejor ante la grey.


Pero a veces aún dudas si la verdad del alma
no debiera guardarla el alma a solas,
contemplarla en silencio, y así nutrir la vida
con un tesoro intacto que no profana el mundo.


Mas tus labios hablaron, y su verdad fue al aire.
Sigue con la frente tranquila entre los hombres,
y si un sarcasmo escuchas, súbito como piedra,
formas amargas del elogio ahí descifre tu orgullo


(de Como quien espera el alba, 1947)




Hoy me he tropezado de nuevo con este poema de Cernuda en el blog de Ángel Paniagua. Y hoy, de nuevo, he vuelto a pensar en cuanto sufrió por amor y por amor propio ese poeta, orgulloso e incomprendido.

Un poeta al que se puede regresar una y otra vez, siempre, y en el que voy descubriendo a sucesivos poetas al tiempo que yo también me hago mayor.


Hoy también me quedé con un tuit de jmbolivar:
RT @ifilosofia: Los grandes espíritus siempre han encontrado una violenta oposición de parte de mentes mediocres. Einstein



Y entre una y otra cosa me ha dado por pensar que hace tiempo que no siento que nadie me presente violentas oposiciones, ni escucho sarcasmos... caramba, voy a empezar a preocuparme:
¿Me estaré volviendo muy mediocre o me estaré volviendo sorda?.

11/6/11

hay mentiras que sientan tan bien


      André Kertesz At the Bobino, Paris 1932


BUIKA


Miénteme Bien

Si tú me mientes susurrando a fuego lento
Justo aquí bien pegaíto a mi boca
No sabré si golpearte con mis pechos
O si dejarme arrastrar noche abajo de nuevo
hacia otra madrugada bohemia,

Reconozco que me enloquecen tus carnes
Reconoce que te enamoran las mías,
Así que si me mientes casi dentro de mi boca
Te regalo el resto de mis días,

Y es que hay mentiras que sientan tan bien
Que parecen verdades ocultas
Con secretos que endulzan la hiel
De las noches más tremendas y más oscuras

Así que, si me mientes,
Miénteme bien.
Porque hoy quiero engañarme de nuevo,
Ya no reino en esas noches orgullosas
En las que acabo amaneciendo triste y sola.


1/6/11

Cuenta, cuenta...

La imagen es de Hendra Senjaya



Nos reíamos ayer porque esa conocida marca que empieza por C y acaba por CC ya ha sacado un curso de Community Manager: Hágase CM por correspondencia y en cómodas entregas. Lo mismo que para aprender a tocar la guitarra o sacarse el diploma de auxiliar de enfermería.
Im-presionante.

A mi, la verdad, me da risa leer las bios de twitter de esos comunitismanagers que llevan cuatro meses jugando con el invento y a los que sigue su familia y algunos colegas de la uni: “apasionad@ del Social Media”.

Visto lo visto, a estas alturas quiero confesar que NO me apasionan las redes sociales

Me apasionan algunas personas, sí, pero no muchas. Y mucho, sólo unas pocas.

Seguiré usando SM, por supuesto, me gusta aprender y soy curiosa, me divierte descubrir y compartir. Y aunque cada vez me cansa más la cháchara, me encantan las conversaciones.

Creative Commons License Los contenidos de este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0.