27/3/09

La vida es cruel y es mucha

Teresa Calderón, poesía políticamente incorrecta, íntimamente honesta.

de Causas Perdidas

BODAS


Hasta que la muerte nos separe.
Y cómo brillaba
en su mano
el puñal.



de Género Femenino

CELOS QUE MATAN PERO NO TANTO (fragmentos)


1

Ya había visto sus ojos en los tuyos
que no me miran que se mueren por verla

4

Como ves
o como no ves
estoy pendiente de ti.
Estoy el colmo de ti.

5

He aguzado el olfato
para husmearla mejor en tus camisas
en los jardines de tu pecho.
Si captaras la sutileza de mí oído
qué magnífico espectáculo
pegado a las puertas
el ojo a las cerraduras
como el náufrago
a su tabla
y todo el océano
para él solo.

6

Todos mis sentidos alerta
pueden reconocerte
a una distancia de metros
bajo una niebla de película
en pleno centro de Santiago
a las doce del día
en medio de la gente, animal
Todos mis sentidos alerta.
Dije todos
menos el sentido
del humor.

7

Cuídate de mí, maldito,
porque te amo

9

Te acaricio
te araño
con táctica felina
porque estás mintiéndome
porque te juro
lo sé todo
aunque no digas ni pío.

10

Tardaría la noche entera
enumerando
los espantos que te haría
si se confirman
mis
-según tu miserable opinión-
­infundadas sospechas.
No tienes idea
la de horrores que soy capaz
mi vida
la infinidad de maleficios
que prepararía en la cocina
hasta dar con esa pócima
que te pusiera fuera de combate.





DISPAREJA

Ha pasado mucho tiempo.
Casi ha pasado sangre debajo de estas vigas
en una suerte de simbiosis patética
entre lo simplemente delicado y la decrepitud.

Hundidos en lo específico del matrimonio
no concebimos con inteligencia las dimensiones exactas
de esto que ocurría a diario:
el espacio

en blanco
que se instaló a vivir entre nosotros.

Ahondamos distancias en una misma casa.
Nos entregamos libremente al deterioro
Nos agredimos con exquisita violencia
de palabra y de hecho cuando venía el caso.

Nuestros nombres murieron de frío:
quedaron plantados en el limbo de la reconciliación
y nos hemos llenado de fantasmas.

Aquí, frente a frente, más que nunca remotos
acusando sin piedad,
disputando a muerte el escenario los regalos de matrimonio,
discos, libros, tus canas y mis arrugas, la tutela del hijo,
las fotografías del último verano.

Me adeudas la juventud malograda en la cocina,
algunas noches sin dormir para cuidarte
herido de otra guerra
las manos desgastadas en el roce cotidiano
multiplicando el pan
en la alquimia de la buena voluntad.
Y mi silencio en tus constantes tardanzas.
Y la fuente de lágrimas donde lavé pañales.
Hace tantos años.

Pero no es para tanto.
No te creas.
Esto que muestro no es dolor verdadero.
Son puras palabras.
Son puras palabras para decirte hasta nunca.
Yo me voy con la música a otra parte
a ver si allá en la muerte nos hallamos.



EN EL SUR DEL MUNDO

No se aman paisajes mares hombres
plazas determinadas.

Sobre todo se ama
lo que el paisaje mares hombres
plazas determinadas
guardan de nosotros.

Por eso envejecemos.




de CIERTAS IMÁGENES Y SEMEJANZAS


Hay madres parecidas al silencio
de la misma manera que se parecen al silencio
las mujeres tristes;
ésas que se confunden fácilmente desde lejos
con una antigua fotografía,
o más bien con un lienzo desvelado
que espanta la noche de las habitaciones frías
y persigue fantasmas por corredores desnudos
hasta el único jardín
-el de la infancia-
donde en nombre de los sueños conjuran hijos que nunca
aprendieron las reglas
o dejaron de jugar antes que ellas.

Me imagino que su tristeza les viene
a madres como éstas
de vivir constantemente hacia atrás,
de su claridad cuando observan
que todo lo que saben no tiene ninguna importancia,
y ahí se quedan
como pidiendo perdón
porque los años solamente traen años.





de IMÁGENES ROTAS



II En estos escombros pétreos
&
Teníamos
un
futuro
por
delante
Yo sólo veo huesos
y
carne
que
se
pudre.




Perdónalo, Señor, porque sabe perfectamente lo que hace.




La vida es cruel y es mucha.



Leer aquí Poemas de Elefante

22/3/09

Sorolla a lo bestia

Hoy he ido a ver a Sorolla en el MNAC: es verdad, estaba abarrotado.

Y mira que detesto las concentraciones humanas.
Pero es que entre semana me pilla fatal.

He salido encantada.

No hubiera robado ningún cuadro, son enooormes, pero con gusto me hubiese llevado bajo el brazo alguno de los muchos bocetos preliminares.

No sirvo para delincuente.
Al final me he ido con el póster que regalan i prou.


Qué gusto poder pintar así, se nota que ponía pasión y que disfrutaba de su trabajo.

Qué acierto el diseño de la exposición, muy bien distribuida, y con esos pequeños y conmovedores textos en la pared, en su caligrafía difícil, fragmentos de las cartas que le enviaba a su esposa describiendo como iba su proyecto, cuales eran sus intenciones.

Una buena exposición, no teman ser un visitante más.

19/3/09

17/3/09

¿quién me hace feliz?

Los martes trabajo muchas horas, salgo de casa temprano y no vuelvo hasta esa hora fatal del crepúsculo, cuando ya mis baterías empiezan a fallar y sólo tengo ganas de parar un rato, lejos de los malditos platillos del de las pilas duracel.
Y de camino a casa aún me queda pasar por el súper a avituallarme para la cena.

Afortunadamente el martes es también el día que viene la asistenta.

Suelo llegar francamente cansada, pero mientras subo resoplando las escaleras con las bolsas cortándome las manos, mmmm... ya empiezo a recrearme en esa sensación tan agradable: abro la puerta sabiendo que mi casa me recibirá con su mejor aspecto ordenado y reluciente, que olerá a limpio, que la cocina y el baño estarán impecables y todo, por lo menos aparentemente, en su sitio.



Yo le dedico muchas energías a educar e intentar domesticar a mis cachorros de 10 y 16 años, pero aún así... su energía creativa y su capacidad para generar desorden nos desbordan a todos, a mí y a ellos.

Ana sólo viene unas horas la tarde del martes, en realidad es un gasto que no puedo permitirme, pero prefiero recortar por otro lado, por donde sea, porque... a ella la necesito, me hace falta para mantener la casa más o menos digna pero sobre todo la necesito para mantener mi equilibrio psicológico y emocional.

Estoy segura de que un montón de crisis de pareja se resolverían con menos terapia y más asistenta.

¿No les ha ocurrido tener discusiones recurrentes con la pareja por quién tiene que poner el fregaplatos?, ¿pasar el aspirador?... ¿o por la toalla húmeda hecha un gurruño -una vez más- en el suelo del baño?.
No soy nada obsesiva con el tema, no crean, pero me ocurrió cuando tenía pareja conviviente: a veces me embroncaba yo, a veces él.

Siempre pensé, y sigo pensando, que es algo lamentable, que con la pareja habría que discutir por temas más trascendentes: las creencias religiosas, la política, por si el universo se expande o se contrae, por el fútbol o por lo último de Carlos Marzal, no sé, tener discusiones más importantes y apasionadas.

Pero se acaba acumulando rencor y discutiendo porque alguien se olvidó de tender la lavadora.
Es impresionante el mal rollo que puede generar el asunto del reparto de las tareas domésticas.




El rastro laborioso e higiénico de Ana perdura durante dos o tres días, y mientras persiste mis hijos reciben menos reprimendas y a un nivel de decibelios más civilizado, casi norteuropeo. Pura aromaterapia: el olor de Ajaxpino mejora notablemente la convivencia familiar.

De modo que sí, Ana me hace feliz.

No sé si puedo decir eso, tan contundentemente, de mucha de la gente de mi vida.
En primer lugar porque (sí, esto ya me lo sé, que yo me he leído un montón de libros de autoayuda, y he visto un montón de poverpuás, oiga), a estas edades ya he entendido que lo de "hacerme feliz" es básicamente un asunto propio, y en segundo porque resulta que incluso quienes más queremos y nos quieren no nos hacen siempre felices... a veces sí y a veces lo que hacen es ponernos a sufrir como perros atropellados varias veces... seguidas.

Ana es una mujer grande y enérgica, ucraniana, honesta y alegre, una gran profesional.
Cuando la necesité hice seis entrevistas en una mañana y la contraté a ella porque a pesar de que apenas se manejaba con el español me causó buena impresión, me pareció despierta y buena gente, y porque... llevaba las manos limpias y olía a lejía. Unos criterios de selección de risa, pero que han dado buen resultado: hace muchos años que está conmigo y ambas estamos encantadas de habernos conocido aunque apenas nos veamos nunca.

Sí, la pago, pero Ana me hace feliz, siempre y mucho.
Se lo gana sobradamente, porque hace mi mundo más habitable, porque hace por mí lo que yo detesto hacer, porque lo hace más y mejor, porque colma sobradamente mis expectativas y me da exactamente lo que necesito de ella.

No siempre estoy muy segura de lo que me hace feliz, pero de esto sí.

Y a vosotros, ¿qué o quién os hace felices?

13/3/09

huelga en spaces

En mi antiguo alojamiento están las aguas revueltas.

Es que lo de la política pacata y victoriana de windowslive clama al cielo.

Desde esta nueva habitación con mejor ventilación y más vistas, le mando mi apoyo a Marcelino Madrigal.

Para quién no lo sepa, desde su blog ofrece ayuda y trucos para manejarse en los spaces.

Desde el principio acudí allí en busca de los recursos que me faltaban y de respuestas a las muchas preguntas que tenía cuando empecé a montar mi blog en spaces.
Siempre fui bien recibida y encontré lo que buscaba.

¡Ánimos Marce!

Venus, de Lucas Cranach el Viejo (en versión aceptable para windowslive).

8/3/09

viento en Catalunya Nord

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.



Ayer me fui de visita a la tumba de Antonio Machado en Collioure, unos días después del aniversario de su muerte... fue una visita en la intimidad, sin prisas.

Es una tumba muy sencilla, como a él le gustaba ser, pero estaba llena de cartas, flores y objetos que demuestran que a don Antonio, pese a estar lejos de su tierra, le sigue llegando mucho afecto. El cementerio es tranquilo y digno, y él descansa arropado por cinco hermosos cipreses.



Fue un sábado claro y con muchísimo viento. En Port Bou la tramuntana casi me arranca el móvil mientras intentaba filmar como se levantaba el agua.



A la vuelta nos detuvimos a dar un largo paseo por Portvendres, una localidad pesquera que, tal vez por su fundación como Portus Veneris, puerto de Venus, tiene unos pescadores con gusto por lo bello y vocación de artistas. Vean las increíbles composiciones de color que hacen con las redes apiladas.















Hubo un momento que no sabía si estaba paseando por un puerto pesquero o viendo una instalación de arte contemporáneo.



2/3/09

perfiles públicos, privados, mentiras, facetas...

Por cuestiones de trabajo, por posts aquí y allá sobre el tema, hace días que vengo dándole vueltas a lo de los perfiles públicos, la identidad digital y la identidad personal. Tenemos nuevos medios que nos ofrecen nuevas posibilidades y nuevos peligros, podemos estar en contacto con mucha gente y tener visibilidad, pero... ¿qué le mostramos a quien?.


Apuntaba Sergio Rodríguez, en El Mundo:
Antes de las redes sociales -Facebook nació en 2004, MySpace un año antes y Tuenti en 2006- el anonimato reinaba en internet. Los internautas se escondían detrás de un nick y en contadas ocasiones facilitaban más detalles sobre su identidad. Ahora eso ha cambiado y los perfiles de los usuarios rebosan de datos personales: hay que ser real.

Ya no andamos escondidos detrás de alias -vale que en el mundo mundial psicópatas haberlos haylos y conviene mantener una cierta prudencia, vale que hay que recordar que estamos colgando cosas en un lugar público y tenemos que repensar qué contenidos exponemos-, pero si algún sentido tiene esto de la web 2.0 es que podemos comunicarnos y encontrar semejantes. Por fin es posible buscar a los miembros de nuestra tribu aunque estén dispersos. Y para eso hay que dar la cara, participar, y hacerlo de una forma honesta.

Todas las fotos son de Myoung Ho Lee, a quien descubrí via los sueños de la razón


He ido tropezando con varias dudas desde que se me ocurrió empezar a publicar un blog, y más aún cuando me lié con lo del feisbuc. Menuda disyuntiva: amigos, familia, colegas profesionales... como no tenía nada claro se me ha montado un barullo del demonio: todas las yos que soy y puedo ser se me han mezclado, ando hecha un lío.

Vamos a ver: Amigos, lo que se dice amigos del alma, uno llega a tener, con el tiempo e incluso siendo afortunado, unos pocos. Digamos contables con los dedos de una mano. O de las dos. Dedos de manos y pies si eres alguien muy encantador y sociable.
Ante esos Amigos se puede ser a lo largo y a lo ancho: nos conocen, nos toleran, nos miran con ternura, nos recogen cuando tropezamos y les gusta vernos crecer.

Aparte de esos pocos Amigos de "los buenos de verdad", tenemos amigos en otros variados niveles de amistad: amigos por afinidad temática, por frecuencia de roce, amigos ocasionales o en áreas específicas. También están los conocidos que ya son bastantes más y luego un montón de "saludados".

Además está la gente de tu entorno familiar, profesional o relacionada con tus intereses y aficiones, personas con las que puedes tener mucho trato e incluso gran simpatía, que te pueden resultar muy estimulantes, pero que no son amigos tuyos.

Con cada uno de esos grupos desarrollamos facetas distintas, aspectos de nosotros mismos, de lo que podríamos llamar "nuestra identidad", que siempre es compleja y fragmentaria.
En realidad no sé qué es la identidad esta de la que hablo, pero en cualquier caso debe parecerse a algo así como un puzzle de muchas piezas.

Y he aquí que llegó internet y ya cualquiera puede saber dónde vives, o que tienes un montón de multas de tráfico, llegan las redes sociales y se sabe qué haces y dónde has trabajado. Descubres que aunque tú no quieras estar en internet alguien te cuelga y te etiqueta en su álbum de fotos y los amigos de tu amigo cuando no toda la red se enteran de que SÍ estuviste en aquella fiesta y que acabaste ASÍ de mal.
Vean la estupenda entrada de Yoriento sobre este tema y algunas curiosas anécdotas al respecto.

Estamos en la red, estamos con la identidad digital que nos vayamos elaborando nosotros mismos o porque nos ponen y aparecemos. De repente te encuentras que el montaje facetil de tu identidad "presencial" tiene que convivir con esa nueva" identidad digital" mucho menos controlable y a la que cualquiera puede acceder muy fácilmente: tu amigo del alma, tu jefe y su mujer, tu portera y esa amiga de la infancia a la que apenas recuerdas o a la que, francamente, preferirías olvidar.





Mi hijo es adolescente. A los 16 años uno apenas empieza a explorar el mundo, a tener ideas propias y a construirse una identidad. Me encanta hablar con él y lo hacemos largo y tendido sobre un montón de cosas: es inteligente, divertido y reflexivo, me sorprende continuamente y aprendo mucho de él.
Pero siempre es muy reservado acerca de sus asuntos personales. Ni loco me añadiría como amiga a su facebook o me daría la dirección de su fotolog... La suya es una identidad aún muy tierna, llena de tanteos, inseguridades y culpas... necesita desarrollarla y mantenerla oculta a su madre. Me parece natural, y muy sano. Su identidad de "hijo" y su identidad de "colega" de sus amigos son, hoy por hoy, incompatibles.

Mi sobrino, a sus 19 años, ya es un joven impresionante. Me sentía orgullosa de él antes, pero su post sobre los yonkis de la mentira me ha dejado pasmada. Max está reflexionando sobre las facetas, sobre nuestras múltiples identidades y sobre lo que cuesta sostenerlas cuando, además, no son naturales sino falseadas, sobre el coste energético de mentir:

He dejado de mentir.
Sí, lo he dejado. Y siento que se ha aligerado en gran medida mi carga.
El hecho de no tener que preocuparse por lo que se ha dicho en un momento u otro, en unas determinadas circunstancias a unas personas en concreto e intentar que los argumentos cuadren en todo momento para no levantar sospechas, le libera a uno de muchas preocupaciones. Ayuda a encontrar los propios motivos para vivir.


Yo miento mal y soy perezosa, mis distintas personalidades son las que son porque me dibujaron así y porque no quiero ni puedo gastar energía en abrillantar oropeles. Quiero decir que no suelo mentir más a los otros de lo que me miento a mi misma. Pero tengo zonas ocultas.
Soy inquieta y diversa, me muevo fluidamente de una a otra faceta... o hasta ahora me funcionaba el sistema porque esos distintos aspectos de mi vida se mantenían separados. Y ahí me lié con el facebook.

Me imaginaba que lo del feisbuc me facilitaría estar en contacto con mis amigos, -sí, podéis llamarme cándida- pero resulta que la mayor parte de mis mejores amigos son de la rama reticentes y no están.

Entretanto se me ha aparecido familia, conocidos que apenas te hablan cara a cara pero que inexplicablemente te añaden como "amiga" en el invento... y gente a la que había perdido el contacto y que de entrada me hizo ilusión: anda, mira, ¡pero cuanto tiempo!. Una va y los acepta como amigos sin tener en cuenta que si hace un montón de tiempo que no estás en contacto con alguien... por algo será.

Y por otro lado se me ha ido mezclando la cosa con gente que me interesa, que me gusta, con la que tal vez comparto intensamente alguna de mis facetas... pero que nada sabe ni tendría porqué saber de las otras.

Tal vez es que al carecer de un planteamiento inicial he ido improvisando y eso resulta poco funcional. Pero sobre la marcha se aprende.

Ahora me estoy dando cuenta de que es mejor preguntarse antes qué quieres hacer ahí, y en función de la respuesta te orientas al rollo familiar, o al de los Amigos, o a coleccionar conocidos y saludados, o al profesional.

Porque cuando empiezas a mezclar a las primas con el colega de la oficina y los amigos perdidos de la infancia... acabas lleno de dudas existenciales, se te plantean serias cuestiones acerca de tu propia identidad. ¿Quien soy yo y qué puedo/quiero decirle a esta gente?, ¿a todos ellos a la vez?, si no soy ninguna de las que cada uno de ellos conoce sino, tal vez, una suma de todas ellas.

Uno nunca sabe qué es lo que muestra de sí mismo, en general solemos dar -o los otros intuyen sobre nosotros- más información de la que sospechamos.
Este efecto se amplifica en la red, pues aunque se procure gestionarlo, aunque cada parte de los contenidos que vas publicando no resulte muy significativa por sí misma , la combinación de muchas piezas (tu red, tu blog, los comentarios que dejas aquí y allá, tu facebook, lo que otros puedan escribir o mostrar sobre ti, tus fotos, tu música, etc...) sí acaba por decir mucho de ti.




En la interacción personal cara a cara uno se ajusta a su interlocutor, no nos mostramos igual a la familia que a los amigos que a los compañeros de trabajo. La "identidad digital" es la que es, una y compleja, pero la misma para cualquiera, porque cada vez está todo más interelacionado (alguien que tiene tu email puede localizarte en un montón de servicios).

Sin la red y las redes sociales yo jamás me hubiera tenido que plantear si me iba a gustar o disgustar que la gente de mi pueblo que me conoce principalmente por ser la hija de mis padres supiera de mi interés por la poesía. Tal vez hubiera preferido no darme a conocer en ciertos aspectos a éste o a aquél, y la amiga que conocí en el grupo de dejar de fumar no hubiera llegado a saber porqué leo a Poe. No puedo negar que, de entrada, esta exposición a tutiplén me causaba una cierta incomodidad.

Pero precisamente en virtud de esta mezcla de ámbitos y facetas puede que el colega experto en nuevas tecnologías a quien únicamente conozco en versión trajecorbata acabe triunfando en una cena casera con mi receta de brownie...
Gracias a esta permeabilidad tenemos oportunidad de conocernos de un modo menos encorsetado, más -discúlpenme lo demodé de la expresión- auténtico.

El caso es que he decidido tirar por el camino de enmedio: señoras y señores, va a resultar que yo aún no sé la que soy, pero pueden mirar mientras sigo buscándome. Si les aburre cierren la ventana.

Tal vez en eso consista la madurez: en dejar de tener reservas y compartimentos estancos, en conciliar las facetas y sacarlas a la luz, en asumirse, en comprender que ese revoltijo, sea como sea, debe ser algo así como "la identidad", la real y la digital.



Leer más:

Privacidad e identidad, jesusfdezblog
Soy un principiante, David Sánchez
Ya casi somos cyborgs, Dolors Reig
Identidad digital, en Entelequia


1/3/09

De estreno

Aquí estoy.

Estreno nuevo alojamiento, más accesible a los comentarios de los amigos perezosos o declaradamente anti-windowslive y más permisivo con los contenidos.

Seguiré ofreciendo té y pastas y agradeciendo las visitas.
Creative Commons License Los contenidos de este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0.